Precio libre

Áncora es una organización sin ánimos de lucro, lo que no significa que no existan gastos asociados al desarrollo y crecimiento de la comunidad. Sin embargo, seguir operando bajo sistemas de economía capitalista no refleja el espíritu que nos reúne. 

En la búsqueda de otras formas de retribución, lo primero que adoptamos fueron los trueques por bienes o servicios. En el caso del uso cotidiano del espacio, por jornada de trabajo se sugiere a cambio un retribución para la casa en forma de alimentos o útiles de aseo.

Por ejemplo: 1 kg de garbanzos, arroz,  frutas o verduras. (referencia $2000.)

En el caso de que querer aportar monetariamente, hemos adoptado y ajustado un modelo de ´precio libre`. Esta modalidad -como su nombre dice- permite al que retribuye evaluar personalmente aquello por lo que debe retribuir, dependiendo tanto de sus deseos como de sus posibilidades. Y siempre desde su libertad.

Filosóficamente (y junto a la entrega de información y transparencia por parte de la organización) permite a las personas empatizar con la sustentabilidad de la organización. El cuestionar el valor de algo lleva a pensar más allá de la mera transacción, si no que abre una ventana hacia sus orígenes y procesos de producción. Asimismo, la ecuación permite poner, por encima del poder adquisitivo, los deseos, que a nuestro parecer son el verdadero motor de esta comunidad.

Que si puedes, quieras
Que si no puedes, quieras.
Que desees.
El precio libre no es el objeto deseado, es el sujeto deseante. 

Anuncios